AOVE: ¿qué es y en qué características fijarse?

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

¿Has escuchado o visto alguna vez las siglas AOVE y te has quedado igual? Entonces te interesará saber que, detrás de ellas, hay todo un mundo y una cultura milenaria. En este post entraremos más en detalle para que te conviertas en experto.

AOVE significa “Aceite de Oliva Virgen Extra”. Generalmente, este tipo de aceite se considera de alta calidad. Por ello, se clasifica en una categoría superior. Este delicioso zumo de aceituna se produce en un molino de aceite, también conocido como almazara.

Hasta hace poco, el término AOVE solo era empleado por los expertos del gremio y/o los trabajadores del sector. No obstante, se ha ido extendiendo hasta llegar al ciudadano de a pie. Es decir, al consumidor potencial. Así pues, AOVE es mucho más que una simple palabra; es toda una cultura con vida propia.

¿Cómo diferenciar la calidad de un buen AOVE?

Para conseguir más que un Aceite de Oliva Virgen y lograr la denominación EXTRA, debes saber que estas aceitunas proceden de un tipo de olivar de calidad superior. Además, deben ser las mejores para cosechar y se deben procesar con esmero en el molino para posteriormente almacenar el aceite y envasarlo en las mejores condiciones de conservación (temperatura controlada, ausencia de luz…)

¿Y quién se encarga de otorgarle al aceite esta designación final? Un panel de cata oficial homologado por el COI – Consejo Oleícola Internacional. Por cierto, en la Comunidad Valenciana tenemos uno de los mejores de España. Esta entidad valora si el aceite cumple con los siguientes requisitos:

  1. Ausencia de defectos
  2. El nivel de afrutado, es decir la intensidad de su aroma o perfume
  3. Los niveles de amargor, picor y dulzor, para que luego el consumidor pueda identificar ese sabor inconfundible: un perfecto equilibrio entre su sabor afrutado, amargo y picante.

Los puntos de control anteriores son a nivel organoléptico y, por si no fuera poco, se complementa con un análisis fisicoquímico donde se determinan puntos tan importantes como:

  1. Nivel acidez: cuanto menor sea la acidez del aceite, mayor será su calidad intrínseca (para ser Extra como máximo puede ser 0,8)
  2. 0% de refinado: los procesos industriales ajustan artificialmente la acidez del aceite, añadiendo compuestos químicos y quitando los ácidos grasos libres.
  3. 0% mezclas de otros aceites

Así podemos estar tranquilos de que se preserva la virginidad tan esperada de un buen AOVE, lleno de polifenoles y vitaminas presentes en el zumo de forma natural. Esto hace que el aceite mantenga el máximo valor nutritivo y sensorial.

  • Otras distinciones: la variedad y el estado de madurez del fruto, el color, la climatología y/o el tipo de cultivo serán determinantes.

En definitiva, debemos tener en cuenta que la denominación AOVE es un término univoco con atributos diferenciados. El Aceite de Oliva Virgen Extra es sinónimo de salud y, en Lo Canetà, queremos seguir ofreciendo lo mejor en cada uno de nuestros productos. Si quieres disfrutar de una experiencia única o sorprender a los tuyos, no te olvides de visitar nuestra tienda online, donde encontrarás toda la variedad de aceites de la mejor calidad.